Programación en Lenguaje Ensamblador

-El Verdadero Lenguaje de las Máquinas-

La Programación se hace en la mente

–El programador es la serpiente y el código el conejo–

Por razones que no voy a explicar terminé aislado por dos semanas en un lugar en el que no tengo acceso a internet ni posibilidad de salir muy lejos. Todas mis actividades en linea incluyendo teléfono convencional se perdieron y tuve un trato nulo con otros seres humanos. Afortunadamente todavía pude conservar la computadora funcionando a un mínimo suficiente para programar y escribir esta entrada que inicié al tercer dia de ese período de privación sensorial y que voy a subir a internet en cuanto pueda escapar de este lugar. Pero como suele pasar en los comics aquellas cosas que matarian o enloquecerian a una persona real a mi me dieron superpoderes. Pues redescubrí una habilidad que a estas alturas de la vida me va a ayudar mucho para poder programar: Un concepto al que he bautizado como “La Serpiente y el Conejo”

Para los normies que leen esto para pasar una materia y que nunca han programado nada por propia iniciativa deben saber que el comportamiento de los programadores al escribir código es muy diferente al que tienen el resto del dia. Un programador que lejos de las computadoras es alegre y conversador cuando se sienta a programar se aisla por completo y se vuelve poco amigable con la gente que lo rodea y puede incluso volverse agresivo cuando lo interrumpen de manera muy brusca. Por eso los mejores programadores trabajan solos y prefieren el trabajo en casa o en oficinas cerradas a las grandes superficies de trabajo divididas en cubículos. ¿Por qué pasa esto? Pues porque programar requiere una cantidad de concentración y dedicación que no es posible sostener cuando hay que estar alerta de lo que ocurre en el ambiente. Y este aislamiento se extiende a internet. Ningún programador serio se conecta a internet mientras programa y si lo hace es para consultar algún tipo de documentación que no puede descargar a su computadora, pero no va a tener ningúna red social, mensajero instantaneo o cualquier cosa que pueda distraerlo de su labor porque recuperar la concentración puede tomar desde varios minutos a pocas horas. Pues bien, ahora con mi pequeño e involuntario aislamiento tuve oportunidad de comprobar la efectividad de esos niveles de concentración.

A la hora de programar, la mente de un programador se comporta como una serpiente a la hora de comer. Pues a diferencia de otros animales las serpientes no cortan la comida a mordidas ni mastican los bocados sino que una vez que han dejado fuera de combate a su presa la engullen por completo sin masticarla y luego permanecen quietas dando el aspecto de un calcetín al que se le ha introducido una pelota. Y es el sistema digestivo de la serpiente el que se encarga de digerir a la presa hasta que el reptil recupera su esbelta forma de siempre y va en busca de más comida. La mente de un programador procesa el código de la misma manera que una serpiente digiere su comida.

La mayor parte del trabajo del programador ocurre dentro de su mente. La computadora lo único que hace es darle un programador un medio para escribir código y compilarlo pero hace poco o nada para ayudarle al programador a hacer que el código haga lo que él quiere. Puede mostrar documentación pero no sabe cual de las cientas de llamadas al sistema harán que el programa funcione. Pueden mostrar lo que ocurre durante la ejecución del programa con debuggers pero no saben que lo que muestran es lo que está causando el problema. Puede ejecutar un programa sin saber que lo que hace no es lo que el programador quiere que haga. En fin, la computadora sabe de programación lo mismo que una herramienta cualquiera sabe de como hacer un trabajo.

¿Pero qué pasa dentro de la mente de un programador cuando escribe código? ¿Qué es lo que un director de cine mostraría en pantalla para explicar al público lo que los programadores piensan? Lo primero y principal que pasa por la mente de un programador (al menos por la mia) es código. Código tanto en la forma en que aparece en el editor de programa como su efecto en el sistema al ser ejecutado. Datos en forma binaria que representan imágenes de cosas que sus ojos nunca han visto pero que sabe como funcionan porque tiene una imagen mental de estos. Por ejemplo tal vez nunca ha visto con sus propios ojos como se almacena un valor en un registro de CPU o localidad de memoria pero puede imaginarse estos como cajas o estanterias de una bodega en las que los números se acomodan para formar arrays, estructuras. Puede imaginarse las clases OOP como moldes para cortar galletas y los objetos instanciados a partir de esas clases como galletas recién sacadas de esos moldes. Las funciones como máquinas individuales de una fábrica entre las cuales las variables pasan de una a otra como piezas movidas entre unas y otras como bandas transportadoras mientras que las estructuras de datos como loncheras cerradas con diferentes alimentos y bebidas separadas por compartimentos en su interior. Las máscaras de bits usadas para tomar decisiones rápidas y filtrar datos puede imaginarlas como coladores que dejan pasar los líquidos mientras retienen los sólidos y las banderas de decisión como auténticas banderas que suben y bajan para indicar si tal o cual condición se cumple o no. Y todo ese mundo de abstracciones tan locas y fantásticas requieren que el programador ponga todos sus recursos mentales para mantenerlo en su cabeza y moverse a través de él para buscar errores. Y para eso necesita desconectarse de la realidad tanto como pueda.

Tal vez por esto es que muchos no pueden programar. Porque las condiciones en las que un programdor debe de estar para poder programar casi nunca están presentes y cuando lo están poca gente las soporta. Simplemente estar solo y en silencio en un lugar cerrado en el que no hay otra cosa aparte de una computadora y algo de moviliario de oficina para programar pero nada parecido al internet, radio, TV, teléfonos o cualquier otro tipo de comunicación con el exterior es algo que enloquecería a casi cualquiera. ¿Pero por que pasa esto? Pues porque el cerebro humano está diseñado para recibir un mínimo de información del entorno que lo rodea y si esta no se recibe comienza a alucinar. Esto es tan cierto como la existencia de los tanques de privación sensorial que fueron creados para que la gente pudiera descansar y concentrarse pero al ver que pasados unos minutos los usuarios tenian alucinaciones horrorosas fueron retirados de la circulación y se dice que algunos hasta fueron usados como instrumentos de tortura.

En mi experiencia puedo decir que la condición de la privación sensorial necesaria para programar es tan dificil de conseguir y a la vez tan insoportable por dos razones: Los pensamientos parásitos y la información chatarra. Pero antes de explicar lo que son les contaré una de mis historias.

“En la mente consciente siempre código…”

Hace mucho visité una tienda de deportes y mientras estaba ahí vi una propaganda del gobierno que prevenía a la juventud de las conductas criminales que decía: “En las manos libres siempre libros. Nunca drogas, nunca armas.” Ahora muchos años después caigo en cuenta que lo que las drogas y las armas son para las manos de los jóvenes desocupados la información chatarra y los pensamientos parásitos son males para la mente de un programador.

La información chatarra

En esta época del internet una persona está expuesta a una lluvia constante de información y toda esa información debe de ser procesada por el cerebro para tomar y conservar lo que considere util. El problema es que la inmensa mayoría de esa información no nos sirve para nada y la olvidamos pocas horas después de haberla recibido. Para un programador cuya mente trabaja como el sistema digestivo de una serpiente todos estos datos inútiles funcionan como una interminable lluvia de conejos que no alcanza a paralizar y digerir por completo y que por supuesto no le permite concentrarse para programar. En el ambiente hay demasiadas cosas que pueden romper la concentración de un programador este debe de deshacerse de todas ellas para poder trabajar. Por eso muchos escriben código por las noches cuando nada ni nadie los interrumpe. Aunque algunos programadores consiguen aislarse del ambiente mejor que otros. Recuerdo por ejemplo a uno que me dijo que mientras programaba ponía un disco de música y cuando volvía a prestar atención notaba que ya habian pasado varias canciones que no había sido consciente de haber oido.

¿Pero qué pasa cuando por fin conseguimos aislarnos de las mundanales distracciones y nos quedamos solos en una oficina silenciosa y sin ventanas con una computadora sin acceso a internet? Cuando no oimos otra cosa que nuestros propios pensamientos, no vemos otra cosa que lo que podemos imaginar al cerrar los ojos y no hay nada que podamos tocar, oler o degustar nos atacan unos monstruos que persiguen a todo aquel que busca el silencio: Los pensamientos parásitos.

Los Pensamientos Parásitos

Un pensamiento parásito es un pensamiento que nos hace sentir mal. Y lo peor es que es recurrente y puede repetirse una y otra vez durante todo el dia a lo largo de años. Estos pensamientos son diferentes para cada persona y conforme envejecemos y vamos teniendo malas experiencias esos pensamientos parásitos se multiplican. Y a diferencia de las preocupaciones cotidianas que nos recuerdan que tenemos problemas que podemos solucionar los pensamientos parásitos no tienen otra función que fastidiarnos porque no nay nada que podamos hacer o se trata de cosas que ya no tienen remedio. No pondré ejemplos porque cada quién tiene los suyos. Si quieren conocer cuales son sus pensamientos parásitos intenten quedarse algunas horas en silencio, en la oscuridad y sin hacer nada y verán como sus monstruos particulares se harán presentes sin que los llamen. En cuanto aparezcan y dependiendo de su forma de vida puede que sientan deseos de emborracharse, comerse un litro de helado o como mínimo encender la televisión o cualquier otro dispositivo que haga ruido y que los distraiga de sus pensamientos. Intentar comunicarse con otro ser humano también es una opción aunque con la excepción de los hábitos más destructivos lo que la gente hace para huir de los pensamientos parásitos es buscar desesperadamente información chatarra para mantener ocupada la mente. Y eso pasa porque la mente nunca se detiene.

¿Y qué debe de hacer un programador? Un programador debe de recordar que su mente es una serpiente que digiere código sin masticarlo. Durante ese silencio en el que los pensamientos parásitos atacan debe de aislarse del mundo y mantener todos los sentidos dentro de su propia mente para ver, escuchar, oler, degustar y tocar aquella realidad que su cerebro construye para representar conceptos inmateriales de programación. Mantener la mente en el código y las abstracciones y cada vez que los pensamientos parásitos y el deseo de información chatarra aparezcan tomar otra pieza de código y digerirla. Cuando se alcanza un cierto dominio de esta técnica el programador se vuelve capaz de mantener la programación dentro de su mente incluso cuando se aleja de la computadora. No importa si se encuentra en un lugar donde no quiere estar o haciendo cualquier tarea que no quiera hacer. Mientras pueda aislarse del entorno sin correr peligro inmediato puede seguir programando dentro de su cabeza durante horas y teclear lo que descubrió en esos viajes mentales en minutos cuando regrese a casa y encienda su PC. En lugar de estar dia y noche vagando por internet recibiendo información que en su mayor parte no recordará cuando despierte a la mañana siguiente.

En estos dias de aislamiento he redescubierto ese estado de autodominio mental del que me fui alejando conforme la vida me fue llenando de pensamientos parásitos que con el tiempo me hicieron temer al silencio. Y luego con la llegada del internet un imparable flujo de información chatarra saturó mi mente y disminuyó notablemente mi capacidad para concentrarme en la programación. Por eso mi consejo es recordar aquel cartel que vi en la tienda de deportes y adoptarlo como mantra cuando quiera poner la mente en modo de programador:

“En la mente consciente siempre código. Nunca información chatarra. Nunca pensamientos parásitos.”

Anuncios

noviembre 10, 2016 Posted by | programación | 2 comentarios