Programación en Lenguaje Ensamblador

-El Verdadero Lenguaje de las Máquinas-

Informe asm86[11]=”mantra”;

–Recuerda tu Mantra–

“No tengas pensamientos negativos. Recuerda tu mantra” Esta frase aparecía en el juego Faxanadu de NES cada que el jugador caia en combate. Cuando recuperaba la conciencia aparecía a los pies del altar del templo y desde este el gurú le decía lo que aparece en la imagen: “Tú necesitas la paz mental. Meditaré contigo”. Y por supuesto la meditación que traia la paz mental era el password que el jugador podía apuntar para continuar su juego otro dia.

Esta es una de las mejores secuencias de continue que recuerdo de los videojuegos de esa época. Pues bien, esta vez traigo otra idea para evitar que el blog se contamine como en tiempos pasados

Pues resulta que mi bolsa de suerte está a punto de acabarse y la de experiencia no está lo suficientemente llena. Mi último plan maestro si bien no ha sido frustrado sufrió un revés que me dejó en una situación dificil. Eso sería lo suficientemente dramático como para escribir toda clase de cosas que nada tienen que ver con la programación. Así que antes de tener esos pensamientos negativos no programables mejor recuerdo mi mantra y cuento exclusivamente la parte que tiene que ver con programación.

Para los que ven que escribo menos y no saben la causa es porque alguna vez prometí no escribir cosas que no fueran sobre programación. Todas las otras cosas están limitadas al “Informe asm86” y estos no los publico muy seguido.

Mi Plan de los Dos Años se vio frenado por cuestiones médicas que aunque no son mortales si me hubieran causado problemas muy serios de haber seguido como iba. Toca arreglar unos papeleos más y sobre todo dejar de andarme con esto de las operaciones encubiertas y “Dejar caer el Yunque” no sin antes avisar con unos cuantos ciclos de reloj de anticipación para evitar activar falsas alarmas.

Pues bien, va a haber algunas mejoras en este blog a partir de ahora. La principal es que voy a hablar mucho sobre ensamblador de 64 bits. Es una lástima que en estos años haya hablado tan poco del ASM de 32 bits pero más lástima me hubiera dado hablar de ese tema y que a nadie le importara. Ya hablaré de los procesadores de 32 bits cuando hable de retroinformática y tecnologias antiguas.

Otra cosa que no se si ventilar o no es la de los proyectos. Ya me cansó eso de comenzar proyectos que nunca termino o que pasan años antes de continuarlos pero si lo que muestro son pequeñas rutinas con principio y fin fáciles de explicar creo que puedo contribuir algo a la programación sin exponerme demasiado y sin importar que deje sin terminar las cosas.

No recuerdo haberlo comentado en este blog pero estoy seguro de que lo conté a más de uno. Llevo algún tiempo tratando de programar una herramienta que a primera vista parece una versión de Paint de los primeros Windows. Si bien funciona como un editor de sprites su verdadero propósito es convertir archivos multimedia en formatos intermedios que sean más sencillos de programar así como crear algunos assets de manera automatizada. Obvio no tendría la capacidad para hacer verdadero arte pero por lo menos botones o texturas sencillas de esas que quitan tanto tiempo si que puede hacer. Pues no pude continuar con mi último proyecto por ese tema. Aunque hubiera tenido todo un equipo de artistas creando assets para el juego no tenía una manera eficiente de transformarlos para poder ser usados en el juego y si simplemente hubiera hecho rutinas para abrir los archivos multimedia hubiera necesitado mucho más código para eso que para hacer funcionar el juego.

“No tengas pensamientos negativos.
Recuerda tu mantra”

Diversos sucesos me han hecho pensar. Hasta hace apenas un año estaba dispuesto a mantener la programación a un nivel mínimo para dedicar el tiempo para obtener recursos y programar de tiempo completo otra vez pero he visto como gente cerca de mi está cayendo y yo habría caido igual si hubiera seguido por ese camino. No cabe duda que el arma que necesitas para derrotar a los monstruos no siempre es la que estás buscando y mucho menos aquella que otros te dicen que necesitas encontrar. Es más. De haber seguido como iba ahora mismo estaría muerto, suicidado o con problemas físicos y mentales que me hubieran acortado la vida de manera significativa.

La emoción que siento ahora mismo es extraña. Es como cuando la guerra es inevitable pero uno es un mercenario. Parece que lo que llevo investigando de programación por cuenta propia y que por tanto tiempo me dijeron que no me iba a servir para conseguir un trabajo serio por fin va a tener un buen uso. Y antes de que comiencen a hacerse ideas aclaro de que nadie me ofreció empleo haciendo videojuegos como dicen algunos chismes malintencionados de internet.

No se como explicar esto pero en estos últimos meses alcancé un cierto conocimiento personal, inexplicable e intransferible que me va a hacer bastante más dificil de derrotar de lo que era antes. Lo más parecido a esto es el Chip Zen mencionado en el viejo videojuego de Neuromancer. La habilidad Zen le permitía al personaje recuperar sus capacidades mentales cuando su cerebro conectado a la red de datos estaba a punto de colapsar. Y no hubiera llegado a este conocimiento si no hubiera vivido todo lo que viví desde hace poco más de un año incluyendo el accidente de tránsito, las amenazas, mi conveniente desaparición de cierto lugar y una más de las veces en las que mis oportunidades de trabajar por comida se reducen. Veces que por cierto ya dejé de contar desde que vi que en mi penúltimo ‘trabajo’ nadie estaba ahí por ser buenos con las computadoras. De no haber pasado por todo esto tal vez ahora mismo sería ese empleado que existe en todas las oficinas del que nadie sabe ni quiere saber nada, que evitan cruzarse con él en los pasillos y con el que nadie quiere quedarse solo a deshoras. Que nunca habla con nadie y que la última vez que lo vieron animado y social fue una semana antes de que no volviera a la oficina nunca por una razón que nadie parece saber y los que la saben no se atreven a mencionar. Ese empleado que regresa todos los dias del trabajo a un lugar sucio y solitario a repetir toda la rutina una y otra vez hasta que un dia ya no puede más.

Lo se, mi situación actual no es nada envidiable pero es mi propia situación. Por lo menos en cuanto a la programación ahora me preocupa más entregar un buen producto y no como antes que el producto por el que me tenía que preocupar por entregar era yo. Ahora en el peor de los casos seré ese empleado antisocial que un dia desaparece porque se aburrió de la oficina y que cuando no está presenciando el apareamiento de los godinez silvestres está en su lugar sucio y solitario programando cosas que sus compañeros y jefes nada más han visto en Steam y ni siquiera tienen tiempo para jugarlas porque sus responsabilidades de adultos no los dejan. Lo se, es una guerra y la guerra no es bonita pero es mi guerra y justo ahora es cuando estoy por estrenar esta nueva arma de 64 bits que hace tiempo que quería ver en acción.

Así que es hora de reiniciar la consola, ingresar el último password y continuar la aventura. Y si las cosas salen mal leer de nuevo el mensaje de: “No tengas pensamientos negativos. Recuerda tu mantra” y luego volver a intentarlo.

julio 3, 2015 - Posted by | Uncategorized

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: