Programación en Lenguaje Ensamblador

-El Verdadero Lenguaje de las Máquinas-

Tuve un percance del que salí sin secuelas… visibles

–Cambiaré de camino pero no de costumbres–

Estuve ausente algún tiempo del internet debido a una serie de incidentes bastante feos que me ocurrieron seguidos desde finales de marzo hasta finales de junio del 2014 y las consecuencias de dichos eventos todavía las vengo arrastrando. De esas cosas la única que me atrevo a contar en internet fue un accidente en la calle cuyos detalles físicos no detallaré para no hacerme el martir. Solo digamos que la medicina moderna y pagable evitó que saliera de ese golpe con marcas visibles permanentes. Pero como comenté en otra parte, de todas los golpes recibidos en ese período este fue el que menos me dolió, del que más rápido me recuperé y el que me dejó menos marcado. Hay heridas muy feas que las radiografias craneales no son capaces de revelar.

El resultado de esto y de otros incidentes previos fue que tuve que retrasar muchas cosas que estaba haciendo y cambiar por completo una serie de planes a largo plazo. No se si fue por el miedo que viví en esa primera mitad del año o por el golpe que recibí en la cabeza contra el pavimento pero quiero hacer algunas cosas que me había resistido a hacer desde hace ya muchos años. Por lo menos el golpe no me afectó la capacidad de programar y programar es lo que voy a hacer para salir de esta.

Y como dicen en las noticias, no daré detalles para no ‘entorpecer las investigaciones’ pero lo expresaré de modo que quienes me conocen y se que leen esto sepan que esperar. Y es que una de las consecuencias de esta caida fue la (afortunada) pérdida de oportunidad de que me vendieran barato. Como saben los trabajos relacionados con computadoras que se ofrecen en mi pueblo tienen muy poco que ver con programar y mucho con cuestiones sociales cuyos requisitos (incluso biológicos) no cumplo. Ahora estoy donde al principio y mi oportunidad de trabajar de modo independiente volvió a alejarse. Por suerte me salió otra oportunidad de subsistencia algo lejana pero mucho más digna que consiste en que me paguen por hacer algo legal pero que no me enorgullece y que tiene que ver con computadoras. No es mucho pero con las técnicas de supervivencia postapocalíptica entre las que se cuentan el Vulture y el Soylent Verde será más que suficiente para sobrevivir. Si bien ya había pensado en esto porque tenía pensado llevar esto del gamedev a cierto lugar pero al parecer no tengo “lo que se necesita” para poder entrar y el saber programar no me va a servir de nada. Además de que a ese lugar poco le interesa la programación.

No quiero que la imagen de mi que tengan quienes leen esto cambie. Me gusta que las cosas que obtengo sean gracias a mi propia fuerza y habilidad y no a la manera como le caigo a otras personas. Y pienso ir a cierto lugar en el que se dice necesitan de personajes como este que les escribe. Serán más de dos años de viaje y tendré que comenzar a preparar el terreno desde ahora. Y aquí es donde me pongo ambiguo y filosófico. Pues cierto asunto que deje pendiente decidirá donde terminará ese camino. Un final del camino al que debo de llegar ya convertido en otra cosa. Y aunque no lo crean esta página en la que escribo sin pensarlo me ayudó en esto. Pues para algunos ya soy alguien. Tal vez no sea muy impresionante un programador errante que le gusta el ensamblador pero a algunos les parecen interesantes mis aventuras. A veces pienso que a muchos de estos lectores les parece aburrida su vida apacible de trabajo y estudio y por eso me ven como un niño que va al circo mira a un acróbata o payaso hacer un acto peligroso. Pues al menos al lugar a donde pienso ir ya conocen las rutinas que puede hacer este payaso y no me han visto sin la pintura ni la nariz roja.

¿Qué sigue? Pues comenzar haciendo contactos en ese sitio para irme haciendo de prestigio, aunque me dicen que por lo menos mis escritos de ensamblador son bien conocidos y aprovechados ahí. No se como se llame eso pero se que me ayudará mucho en lo que quiero hacer. Por lo que voy a dedicarle más tiempo al blog porque ya lo estaba dejando morir. De momento continuaré con la serie sobre proyectos grandes pero intercalaré las entradas con cosas de ensamblador para principiantes, pues son las entradas que más se leen. Dejaré el trolleo a La Industria para cuando sean capaces de vivir de las ventas de sus propios juegos porque ya me da verguenza que me asocien con ellos. El resto del tiempo haré lo que hacen los programadores cuando no están programando y preparandome para recorrer ese camino que no se exactamente a donde me llevará. Tal vez me toque el final malo pero ya me preocuparé por eso cuando suceda. Mientras seguiré el consejo de la imagen y sonreiré mientras pueda hacerlo. Pues tal vez, o si no es que casi seguro, al final del camino me van a quedar muy pocos motivos sino es que dientes para poder hacerlo. Así que le dejaré toda la responsabilidad de ello a las probabilidades. ¡Ahora a programar!

agosto 16, 2014 - Posted by | Uncategorized

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: