Programación en Lenguaje Ensamblador

-El Verdadero Lenguaje de las Máquinas-

¿Vale la Pena Estudiar? 7

–Parte 7: Razones EQUIVOCADAS Para Estudiar una Carrera Universitaria–

Si para ustedes el honor de dedicarse a la ciencia y posiblemente ganar el Premio Nobel les parece demasiado o la vida sencilla del maestro de escuela muy poco, no les importan esos empleos del gobierno donde se exigen permisos firmados para laborar o a sus padres no les interesa si se titulan o no y siguen leyendo estas entradas entonces deben pensar con mucha calma si esto de estudiar una carrera es realmente para ustedes. Aunque las razones dadas en la entrada anterior eran las mejores para estudiar una carrera hay otras razones menos importantes y que no les van a traer demasiados problemas. En esta entrada en cambio lo que vamos a ver son las peores razones por las que la gente se inscribe en la universidad y que en la mayoría de los casos los lleva a un desempeño escolar bastante mediocre (no me pregunten como lo se), fracaso escolar, expulsiones y en el menos peor para algunos el de titularse y encontrarse desempleados y con un papel que no les va a servir ni para limpiarse porque se trata de un material mas parecido al cuero de cerdo que a verdadero papel. (tampoco me pregunten como fue que descubrí esto)

Ahora contemplemos las peores motivaciones para estudiar una carrera universitaria. Les recuerdo que hay otros motivos que pueden ser no muy buenos o no muy malos pero estos cuatro en especial son los peores y si entran a estudiar por estos motivos tengan por seguro que la van a pasar muy mal no solo durante toda su carrera sino muy probablemente por el resto de su vida. Comencemos:

Porque quieres tener seguridad laboral y económica

Esta es sin duda la peor de las razones para estudiar una carrera universitaria en latinoamérica y lo que todavía es peor es que se trata de la razón mas común por la que los jóvenes entran a estudiar. La verdad es que a menos que quieran dedicarse a ser maestros el título universitario por si solo no les va a dar ninguna ventaja real cuando salgan a la calle a hacer negocios o se conecten a la interfaz de control de una máquina y aunque tengan por seguro que se van a encontrar a viejos empleadores (que no merecen llamarse empresarios) que ni siquiera los van a voltear a ver a menos que les muestren el título universitario liberado, firmado y de preferencia de una escuela costosa la verdad es que los negocios de estos personajes no van a durar mucho en la economía actual. En el siglo XXI el mundo de los negocios cambia mucho mas rápido de lo que las universidades pueden actualizar los planes de estudio (proceso que les lleva de 4 a 7 años porque deben de haber titulado a al menos una generación entre cada cambio).

El egresado del presente siglo debe de tener siempre presente que las únicas profesiones que brindan eso que llaman “seguridad” son aquellas que usan tecnologías anteriores a la invención de la máquina de vapor. Cualquier otro negocio que involucre tecnología mas avanzada se encontrará pronto con que los ingenieros titulados que acaba de contratar le resultarán un estorbo en un período de entre 3 y 5 años. Por lo que tendrá que contrarar ingenieros nuevos. Cosa que no creo que les guste si lo que quieren es jubilarse.

Aunque hay unos pocos empresarios que si bien siguen con el prejuicio de que para ser gente de bien hay que estar titulado por lo menos les exigen a sus candidatos que tengan unos cuantos años de experiencia laboral en el ramo. En el mejor de los casos esta experiencia nada tiene que ver con lo que el aspirante aprendió en la carrera y por lo menos el contratado tendrá la esperanza de trabajar una cantidad de años un poco mayor.

Cuídense especialmente de las vacantes laborales que buscan “recién egresados”, con documentos en trámite o menores de cierta edad. Este tipo de trabajos aunque suenen muy prometedores rara vez duran mas de cuatro o cinco años y es bastante común que pasado ese tiempo echen a la calle a todos los trabajadores sin indemnización. Casi siempre son emprendimientos pensados desde el inicio para ser vendidos a empresas mas grandes y no tienen intenciones de convertirse en empresas de larga vida. Y si aplican un poco de sentido común nadie les va a pagar mas del mínimo por mucho tiempo a menos que tengan experiencia y eso toma algunos años en obtenerse. Así que no se dejen engañar por aquello de que el título les va a “abrir las puertas”. Cualquier empresario actual que siga pensando de esa manera las únicas puertas que les va a abrir van a ser las de la oficina para ayuda a los desempleados (si es que en su pais tienen una).

Porque buscas el Poder por Medio del Conocimiento

Esta es la segunda peor razón para tomar una carrera universitaria y aunque no es la mas común si es tremendamente engañosa. Para quien busca obtener el conocimiento sobre alguna disciplina es facil dejarse engañar al encontrar un lugar con grandes bibliotecas, profesores especialistas en los mas diversos temas, instalaciones a las que no podría tener acceso en ninguna otra parte y compañeros interesados en investigar sobre los mismos temas que a uno le interesa dominar. Quienes entran a una universidad con tales ambiciones se topan a los dos meses con una sorpresa muy desagradable: Reprobar. Suena contradictorio que un estudiante que se interesa tanto por los temas de su carrera pueda dejar materias pero es lo que invariablemente sucede. Pues mientras se encontraban leyendo libros en la biblioteca, buscando maestros para pedirles que lo orientaran en ciertos temas o incluso intentando dominar todas las nuevas técnicas que aprendía junto con sus amigos de los libros no entraron a todas sus clases y si lo hicieron estaban demasiado cansados y poco entusiasmados para tomarlas en serio. No dedicaron el tiempo suficiente a ese proyecto de fin de semestre del que casi nadie hablaba durante las clases ni se enteraron que al contestar un examen debían de atenerse a una serie de reglas dictadas ese día en el que no llegaron a tiempo por probar ese interesante algoritmo. Y como si no fuera de por si humillante no haber aprobado, lo peor era encontrarse con que los alumnos que si aprobaron la materia lo único que hicieron fue hacer copy-paste con un artículo de la wikipedia (o el rincón del vago para los sudamericanos) y hacer grupitos poniendo cara de esfuerzo al final del semestre para que el maestro les aceptara cualquier cosa como proyecto final solo porque se esforzaron mucho. Mientras que el resto del semestre se la pasaron emborrachándose, de fiesta e intercambiando entre ellos toda clase de materias menos las de la carrera. Que nunca entraron a la biblioteca para leer libros y que cuando tomaban alguno nunca pasaban de las primeras páginas. Si no me creen revisen ustedes mismos sus bibliotecas escolares y encontrarán libros que aunque viejos sus páginas no muestran el menor desgaste y los que si tienen hojas maltratadas casi siempre son las primeras 100.

Esto tiene una explicación muy simple. Si recuerdan el sistema de castas de las universidades la jerarquía mas baja son los maestros que solo dan clase. Los empleados administrativos no son mas que sirvientes baratos y los estudiantes meras materias primas que los obreros del conocimiento trabajan con sus manos para ganarse el pan. El ver a un estudiante que busca el conocimiento por fuera de sus obligaciones escolares y se acerca a los profesores para lograrlo no es muy diferente a sorprender a un empleado de una planta procesadora de carne que se pone a jugar con uno de los animales cual si fuera su mascota. En el sistema de jerarquías del mundo académico el mínimo grado que uno debe de tener para acceder al conocimiento sin consecuencias es el de Profesor Titular. Ni siquiera los maestros de planta pueden dedicar mucho tiempo a leer libros o publicaciones si al hacerlo no rinden como se debe en sus horas de clase. Hay que dejar clara la diferencia entre las obligaciones del estudiante y no confundirlas con lo que realmente puede ofrecerle una universidad. Por si fuera poco, los 5 años que dura una carrera son muy poco tiempo y las materias demasiadas y muy diversas como para dominarlas lo suficiente. Lo que a la vez lleva a que un estudiante que asistió a todas sus clases y cumplió puntualmente con todas sus obligaciones al salir no sea capaz de hacer otra cosa que no sea entregar tareas y presentar exámenes y los temas de los que vio en clase los vio de manera tan superficial que no tiene idea de lo que realmente tratan. En si, aunque esté titulado con honores y buenas calificaciones uno de estos egresados son en su mayoría perfectos inútiles sin experiencia práctica que si tienen suerte los contratarán como ayudantes por apenas el salario mínimo. Mientras que los otros alumnos que no entraron a clase por quedarse leyendo esos libros tan interesantes que ningún otro estudiante les prestaba atención fueron expulsados del sistema o en el mejor de los casos tardaron mas de una década en terminar sus estudios y se convirtieron en eso que en las universidades mexicanas denominan despectivamente como “fósiles”.

La alternativa a esto es no meterse a estudiar sin pensarlo bien primero. Si el motivo por el que quieren matricularse a una universidad suena algo así como: “Ser el mejor programador de videojuegos”,”Aprender de negocios para convertirse un gran empresario”, “Dominar la animación para hacer mi propia saga de superheroes” o cualquier otra cosa que suene mas impresionante que dedicarse a ser un humilde maestro que da clases por horas deténganse. Dejen transcurrir al menos un año antes de inscribirse formalmente en la universidad y en ese tiempo traten de obtener todo el conocimiento que puedan. Acércquense a la universidad que les interese y participen en todos los eventos abiertos al público. Háganse amigos de alumnos inscritos en la carrera que les interesa y contacten a los maestros que posiblemente les vayan a dar clase. Cuando se hayan ganado la suficiente confianza del sistema como para caminar por el campus sin que los vean feo los guardias pidan el plan de estudios de la carrera y lean por lo menos dos libros sobre cada una de las materias. Si pueden cómprenlos en las mismas tiendas de la universidad (que tienen mejores precios que las librerias de la calle) o léanlos en la biblioteca sin sacarlos. Transcurrido ese año y si sus ojos se habituaron a la lectura consideren inscribirse a la universidad. Pero recuerden que durante los siguientes 5 o 6 años no van a tener la oportunidad de investigar y aprender tanto como en ese año previo que estudiaron por su cuenta y si se consiguen un trabajo honrado al graduarse, muy probablemente no van a poder volver a estudiar como ese año nunca mas en su vida. Les recomiendo que lean la parte 5 de esta serie para salir adelante a partir de ese punto.

Porque quieres estudiar una carrera “Sencilla” o “sin matemáticas”

A menos que tu plan sea que tus padres puedan morir en paz viéndote titulado y tengas otra forma de ganarte la vida esta tercera razón es casi tan mala como la primera. De hecho si tenías la esperanza de ir a ofrecerte a algúno de los viejos pseudoempresarios de la Nobleza de Papel que todavía caminan por ahí cualquier oportunidad de obtener un empleo remunerado se reduce casi a cero. Es un error muy común que los estudiantes tomen carreras fáciles para titularse de lo que sea o peor todavía que consideran que son fáciles porque no llevan matemáticas. Suponiendo que lograras titularte egresarían junto contigo tal cantidad de “profesionistas” que saturarían el mercado laboral en cuestión de dias. Incluso algunas universidades privadas han dejado de impartir algunas de estas carreras para no crearse la mala fama de que sus egresados terminan desempleados. Tanto los nombres de las carreras como el nivel de saturación de los mercados varían mucho de pais a pais pero una manera sencilla de determinar que carreras caen en esta categoría basta con tomar las listas de egresados que se publican en algunos periódicos y encontrar aquellas de las que mas estudiantes se titulan.

En pocas palabras, si entras a una carrera sobresaturada vas a ser sacrificable en el sentido que habrá muchos mas aspirantes que puestos de trabajo y no te será sencillo encontrar uno. Y si encuentras uno podrán echarte a la calle y poner en tu lugar a alguien mas joven, bonito y que trabaje por menos dinero que tú. Y como se trata de trabajos sencillos, la experiencia es despreciable por lo que ten por seguro que estarás desempleado antes de haber trabajado el suficiente tiempo para obtener derechos laborales. Así que ten un poco de sentido común y busca empleos que pocos se atrevan a hacer ya sea por miedo o dificultad. Con eso conseguirás que los empleadores dependan de tí y podrás imponer tus propias condiciones. Y esto es independiente de si estudias una carrera o no.

Porque quieres conseguir pareja
(permanente o eventual)

El guitarrista y compositor del siglo XX conocido como Frank Zappa decía, aunque no con estas palabras: Si quieres encontrar pareja inscríbete a la universidad pero si lo que buscas es conocimiento entonces ve a la biblioteca. Basta con leer el título de este párrafo para saber que se trata de una razón muy tonta para estudiar una carrera. Pero aunque no lo crean hay gente que se inscribe en la universidad única y exclusivamente con este propósito. Y la gente que hace esto no necesariamente son viejos calvos y obesos con la cara del “me gusta” sino gente de todo tipo y género. Por ejemplo, la maestría en ciencias que se abrevia en los documentos universitarios como M.C. es conocida entre algunas mujeres de familia acomodada como el “Mientras me Caso” y en general los estudiantes de carreras no demasiado científicas (de eso que eufemísticamente llaman “humanidades”) son conocidos por ser bastante abiertos en este aspecto. Creo que por eso en algunos paises se les conoce como carreras de “Artes Liberales”.

Esta razón para estudiar la universidad, aunque equivocada en el fondo no es tan mala como las otras 3 pues viéndolo de un punto objetivo la universidad es el ambiente perfecto para llevar a cabo lo que podría denominarse como una vida social (trollface) activa pues se trata de un ecosistema con inmensa mayoría de estudiantes jóvenes mayores de edad que conviven por largas horas sin la supervisión de sus padres. Cuentan con mas tiempo libre y dinero para gastar que antes de entrar ahí y las consecuencias de socializar no son tan graves como podrían serlo en la calle o un trabajo en el que podrían romper las “Políticas de la Empresa”. Además la cantidad y variedad de potenciales parejas va a ser mucho mayor en una universidad con varios miles de estudiantes que en un empleo con unas pocas docenas de empleados. Y como la población de las universidades es flotante (muchos van y vienen) no hay mucho problema si algo sale mal con alguien. Las probabilidades de ya no verle y encontrar a alguien mejor también son mayores.

Ya habrá tiempo al graduarse de encontrar un modo de vida honesto y formar una familia. El tiempo de la universidad es único en este aspecto. Además, lo único peor que titularse de la universidad para convertirse en un desempleado que no puede mantener a sus hijos es titularse de la universidad para convertirse en un desempleado triste y amargado porque durante toda su carrera no fue mas que un pobre Forever Alone.

Supongo que para este momento varios de ustedes están buscando las fechas de inscripción a su universidad mas cercana. Si piensan entrar a estudiar solo para esto les doy unos pequeños Protips: Las carreras de administración tienen una mayor proporción de mujeres mientras que las de ingeniería y cosas relacionadas con máquinas tienen una proporción mayor de hombres. Las universidades públicas no vigilan tanto a los estudiantes en este aspecto como lo hacen las privadas (en especial las de órdenes religiosas) y los turnos de la mañana tienen estudiantes mas jóvenes mientras que los de la noche son compuestos casi en su totalidad por padres y madres de familia que tienen que ganarse la vida durante el dia para mantener a sus hijos. Ustedes deciden con quien se relacionan (trollface) y recuerden que este tipo de parejas no duran mucho así que no se lo tomen demasiado en serio, coman frutas y verduras y no se olviden siempre de luchar enmascarados.

Como dije al inicio, hay motivos correctos y equivocados para estudiar la universidad. Pero estos 4 motivos son los peores y pueden fastidiarles la vida aún años después de haberse titulado si es que se titulan. En cuanto a la pregunta de si vale o no la pena estudiar si sus motivos no se encuentran ni en esta entrada ni en la anterior puede que tengan una oportunidad y no pierdan demasiado si lo intentan. Pero si alguno de sus motivos se encuentra en esta nota búsquense otros si lo que quieren es estudiar. Pues si sus motivaciones son las mostradas en esta entrada, entonces la respuesta a a la pregunta es Definitivamente NO.

Anuncios

abril 15, 2012 - Posted by | Uncategorized | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: