Programación en Lenguaje Ensamblador

-El Verdadero Lenguaje de las Máquinas-

¿Porqué los Religiosos Odian los Videojuegos? 3

–Parte 3: Duelo de Caballeros–

Esta es la tercera y última parte sobre entradas que tratan de explicar el porqué los religiosos odian a los videojuegos. En las entradas anteriores vimos que sin ser por ello buenos o malos, los videojuegos y su cultura se relacionan mucho con las ideas del pensador europeo del siglo XIX llamado Federico Nietzsche al manejar ambos el mejoramiento personal por medio de la búsqueda del poder, la emoción de vencer las limitaciones que se le presentan a uno en la vida y la importancia de contar con información sobre como funciona el mundo (real o virtual) para poder obtener lo que uno quiere de él. Estos tres conceptos tan comunes en los videojuegos ya eran conocidos hace mas de 100 años como “La Voluntad del Poder”. También vimos que este tipo de ideas aunque hoy puedan parecernos muy buenas no le hicieron la menor gracia a los religiosos de aquellos tiempos y desde ese entonces se han encargado de desprestigiar a tan importante filósofo y declarar sus escritos como diabólicos. En esta entrada, que ya no va a ser tan neutral como las anteriores, voy a dejar claro que este centenario sistema de ideas que hoy ha revivido gracias a los videojuegos lejos de ser “diabólico” puede dar lecciones muy buenas sobre como ser mejor persona y con ello beneficiar a la sociedad en la que uno vive.

Por desgracia cualquier tema que se relacione aunque sea remotamente con las creencias no puede tomarse a la ligera. Incluso hay muchos creyentes que están convencidos que fuera de los estrictos límites de la fe que profesan (incluidas otras religiones con las que compartan sus orígenes) toda la gente es malvada. De hecho tengo que admitir que la relación entre los videojuegos y las ideas de Nietzsche no fue descubierta por mi sino que le escuché en una conferencia de un grupo de fanáticos religiosos y conspiranóicos que afirmaban que tras los videojuegos había una poderosa sociedad secreta que se había propuesto controlar mentalmente a los gamers para así poder dominar el mundo. Y la única prueba que tenían para demostrar lo diabólicos que eran los videojuegos era la pelea entre Nietzsche y los religiosos del siglo XIX sin detenerse a pensar si realmente lo que enseñaba Nietzsche, y por ende los videojuegos era malo.

No voy a tratar de ‘desconvertir’ a nadie cuyo sistema de creencias diga que las ideas de Nietzsche que se presentan en los videojuegos son malas. Ellos van a sostener esto por el simple hecho de que sus líderes así se los ordenan. Tan solo voy a mostrarle a aquellos gamers y la gente que vive cerca de ellos que los videojuegos no solo son cosa de matar y que incluso los juegos que la gente considera mas violentos pueden enseñarnos valiosas lecciones y ayudar a otras personas sin por ello permitir que se aprovechen de nosotros.

Compartir y Trabajar en Equipo

Todos los que han jugado algún videojuego con capacidad de multijugador cooperativo saben saben que hay una gran diferencia entre compartir y dejarse explotar. Así como que no es lo mismo trabajar en equipo que dejarse a la voluntad de los demás. Fuera del mundo de los videojuegos diferenciar estas cosas es muy dificil a menos que se trate de una situación de peligro potencial. Los videojuegos ofrecen esa misma situación de peligro potencial pero al ser todo virtual no hay verdadero peligro. Algunos ejemplos genéricos sobre compartir y trabajar en equipo se dan cuando un jugador está a punto de perder y el resto de sus compañeros se ponen de acuerdo para protegerlo hasta encontrar en su camino el equipo de primeros auxilios con el que puedan curarlo. Y hacen esto porque saben que cuando a ellos les pase, sus amigos también lo van a ayudar o de lo contrario quienes queden de pie al final no sobrevivirán solos por mucho tiempo. Esto se aprecia muy bien en el juego de Left 4 Dead.

Otro ejemplo en este tipo de juegos es el balance de las armas y habilidades. Muchos de estos juegos están desbalanceados a propósito para obligar a trabajar juntos a los jugadores si lo que quieren es ganar. De modo que no hay armas o equipo que sea mejor o peor por si mismo sino que su efectividad depende de quien lo use. De modo que si el personaje de un jugador es por ejemplo especialista en explosivos y en su camino encuentra un rifle de alto poder sabe que lo mas inteligente es dárselo a su compañero francotirador que es experto en el manejo de este tipo de armas y que este a su vez puede protegerlo desde la distancia cuando el primero tenga que acercarse a las unidades enemigas para colocarles sus bombas. Un juego donde se ve esto es Team Fortress o cualquier otro juego de guerra con elementos tácticos.

Todo esto, junto con un liderazgo balanceado en el que todos los jugadores se ponen de acuerdo para seguir una estrategia en lugar de solo obedecer ciegamente a un lider que probablemente no sea tan buen estratega hace que un equipo de gamers llegue a ser muy poderoso y hasta llegue a ser reconocido entre las comunidades en linea. Es decir que se ven de manera medible los beneficios de compartir y hacer equipo. Si los videojuegos realmente fueran tan malos como dicen no ocurriría esto. Y eso por no mencionar las mejoras sociales que trae el hacer equipo con otros jugadores en otras partes del mundo.

Uso eficiente del tiempo y el dinero

Otra queja contra los videojuegos sobre todo de parte de madres gritonas es que los gamers solo pierden el tiempo y el dinero con los videojuegos. Si bien hay juegos que demandan muchas horas y que no se caractarizan por baratos hay juegos que enseñan que el buen manejo del tiempo y el dinero es algo muy importante. Y los juegos que mas enseñan esto son los de estrategia en tiempo real como Starcraft. Quienes son aficionados a estos juegos saben que cada segundo que dejan pasar es un segundo en el que el ejército del enemigo aprovecha para crecer. Que debe de tener siempre una reserva de minerales para cuando la necesite y que mientras guia a sus unidades por el campo de batalla debe de mantener a sus fábricas trabajando. El aficionado a los juegos de estrategia incluso desarrolla cierta conciencia laboral y sabe que sus trabajadores aunque no sean tan heróicos como sus soldados debe de invertir en ellos y protegerlos, pues sabe que si su rival les pone las manos encima y mueren su ejército será el siguiente en morir por la falta de suministros.

El valor del trabajo constante y la experiencia

Otro mito sobre los videojugadores es que son perezosos y que dedican demasiado tiempo a sus juegos. Es triste ver como el no ser capaz de mantener la atención en una sola cosa por períodos largos de tiempo comienza a verse no solo como algo aceptable sino incluso como una especie de virtud a la que algunos antropólogos comienzan a considerar como una ventaja evolutiva que les ayuda a reproducirse. El Gamer sabe que la experiencia y el dinero solo se consigue en largas jornadas de trabajo duro y esto por supuesto lo ha aprendido de los juegos RPG, tanto locales como en linea. En estos juegos los personajes creados por el jugador pueden volverse cada vez mas fuertes e ir atesorando riquezas a fuerza de librar y ganar muchas pero muchas batallas.

Y hablando de ganar batallas, mas que todos los tesoros fabulosos o las poderosas espadas que pueda encontrar, el gamer aventurero sabe que el bien mas valioso en un juego RPG es la experiencia y que si el rival al que se enfrenta tiene un nivel de experiencia mucho mayor que el de él no podrá ganarle nunca sin importar la habilidad que tenga en el manejo de los controles. Del mismo modo, un gamer conoce sus limitaciones gracias a esto mismo y sabe que aunque hay monstruos fuertes que dan mucha experiencia cuando uno los vence no siempre se tiene la suficiente experiencia para vencerlos. El videojugador sabe que debe de ganar experiencia para poder tan siquiera desafiarlos. Esto es especialmente importante en las batallas contra los grandes jefes.

Como historia personal, les diré que cuando estudiaba cálculo ganaba puntos de experiencia no solo leyendo libros sino resolviendo muchos de estos problemas en la comodidad y seguridad de mi casa. Puede sonar tonto pero la situación era la misma que en cualquier juego RPG donde el enfrentar al mismo tipo de monstruo una y otra vez me permitía obtener la experiencia necesaria para ganar las batallas contra los jefes, que en el caso de los problemas de cálculo se trataba de los exámenes.

Paciencia y tolerancia a la frustración

Otra cosa que los gamers saben es que se aprende mas de un fracaso que de mil triunfos. Al ser interactivos los videojuegos hacen responsable al jugador de sus propias victorias y derrotas. Vamos a olvidar por un momento que existen juegos con errores de diseño que los hacen imposibles de ganar o que el control está tan mal programado que el sistema no obedece sus comandos. Cuando el juego es realmente bueno el jugador seguirá jugando sin importar cuantas veces pierda e incluso cuando ya no pueda continuar (porque se le acaben los continues) sabe que siempre puede comenzar de nuevo. De hecho en la era en las que existieron los salones de videojuegos conocidos como Arcades, los gamers de entonces sabían que para disfrutar mas su estancia en esos lugares lo mas inteligente era volver a empezar desde el principio cada que perdían. Con lo que podían pasar mas tiempo practicando por horas en los niveles mas fáciles en lugar de solo minutos en los mas difíciles.

El concepto de reto es lo mas importante en el diseño de un videojuego, pues este no debe de ser tan abrumador como para que sea imposible de ganar ni tampoco tan facil como para ser terminado en un solo fin de semana. Eso sin mencionar que en el caso de los videojuegos cuando uno es derrotado realmente nada de valor se pierde. Y eso nos lleva a la última de las enseñanzas que los videojuegos les dan a los gamers para hacerlos mejores personas.

Se Juega Solamente Por Diversión

Este sin duda es una de las cosas que personalmente mas me gustan del mundo de los videojuegos. Los videojuegos aportan la misma emoción de riesgo que otras actividades mucho mas autodestructivas a las que eufemísticamente se les llama “juegos” pero a diferencia de estas nadie sufre pérdidas que puedan afectarlo en la vida real. Y si nada se pierde en los videojuegos es precisamente porque nada se gana. El único premio que los videojugadores ganan es el respeto y la admiración de sus compañeros cuando se juega en equipo o el probarse a si mismo en los casos de los juegos para un solo jugador.

Un gamer también tiene un sentido del honor que no tendría si los videojuegos involucraran apuestas con dinero real como ocurre en esas estafas organizadas a las que por mero accidente etimológico también se les llama “juegos”. Y es que un gamer no hace trampas, pues sabe que es mucho peor ganar con trampa y que lo descubran que perder a manos de otro gamer mucho mas aventajado que él. Incluso si ha hecho trampas y no lo descubren, como no ha ganado nada real no se siente tan bien consigo mismo que si hubiera obtenido una victoria con honor.

Los antiguos sabios decían que al único que no se le puede mentir es a uno mismo, y esto queda demostrado en los jugadores que hacen trampa en los juegos para un solo jugador. Si tomamos en cuenta que en los videojuegos no hay ganancias ni pérdidas reales hacer trampa en los videojuegos de un solo jugador es una reverenda idiotez. Pero sucede. Entiendo a la gente que aprovecha una falla de un juego muy dificil para poder terminarlo ya que con el tiempo intentan terminar el mismo juego sin sacar ventaja de esa falla. Lo que no entiendo es a los jugadores que apenas iniciar la partida introducen todos los códigos “ocultos” para obtener armas y vida ilimitadas. Tengo la teoría de que la gente que hace esto es porque su existencia es tan miserable y tan falta de triunfos y reconocimiento personal que hacen esto para engañarse a si mismos y sentir que realmente son buenos para algo. Esto no es muy diferente al caminante frustado que le da una patada a un perro callejero para quitarse de encima su sentimiento de inferioridad. Quienes introducen los códigos de armas y vida ilimitada apenas arrancando el juego están muy por debajo que aquél caminate frustado, pues ni siquiera tienen el valor de patear de verdad al perro por miedo a que este los muerda.

Y sobre esos usuarios (porque no merecen llamarse gamers) ya hay algunos chistes. Hay juegos que le dan un final malo a quienes hacen este tipo de trampas e incluso recuerdo en el viejo juego de Rise of the Dragon en el que si el jugador perdía demasiadas veces seguidas en ciertas escenas el juego se burlaba de él y le ofrecía “pasarle el nivel” si consideraba que este era demasiado dificil. Es como si la máquina le pusiera uno una trollface y le dijera a uno que es tan imbecil que si quiere puede ver el final del juego con tan solo presionar un botón. E incluso hay algunos aficionados que pueden considerar que presionar ese botón era demasiados dificil.


Mis Heréticas Conclusiones…

Ya para poner fin a esta serie de el porqué los religiosos odian los videojuegos quiero rematar con unos pensamientos heréticos. Aunque los mas creyentes están convencidos de que fuera de los límites de su religión todos son malvados, la humanidad ha considerado que actividades criminales como el robo y el asesinato son malas muchísimos siglos antes de que fueran fundadas las religiones vigentes en nuestra época. Basta con mencionar a los antiguos sumerios y su código escrito en piedra. Incluso en lugares aislados donde no ha llegado la religión existen personas decentes que hacen cosas buenas y criminales que hacen daño a otros. Del mismo modo que existen personas honradas y deshonestas entre los que se dicen creyentes. Y en cuanto a eso que llaman violencia en los videojuegos. Yo prefiero que la violencia exista solo del otro lado de la pantalla y que de este lado se den tan solo unas cuantas groserías entre gamers furibundos. Ahora vamos a conectarnos a una partida de nuestro videojuego favorito en linea y vamos a “matarnos” para así resolver entre nosotros los gamers una única cuestión: ¿Quíen es el Bueno?.

marzo 25, 2012 - Posted by | Uncategorized | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: