Programación en Lenguaje Ensamblador

-El Verdadero Lenguaje de las Máquinas-

Los Mercenarios Digitales parte 1

–El Gremio de los Developers Errantes–

Hace poco vi un documental de lo que hoy en día son los mercenarios y en verdad que son algo realmente aterrador. Ya de por si la propaganda política detrás de los documentales sobre tecnología armamentista son de por si algo temible no por el hecho de la capacidad de destrucción de tales dispositivos sino por ese mensaje sin palabras de “esto te espera si te metes conmigo”. Por lo menos a uno le queda la tranquilidad de que mientras no se desate una guerra a gran escala no tendrá que vérselas cara a cara con esa clase de monstruosidades.

Sin embargo con los mercenarios esto último no se cumple. Pues al no tener lealtades a ninguna bandera ni seguir mas órdenes que las de aquel que tenga dinero para contratarlos uno nunca sabe donde donde ni cuando atacarán ni si estarán ahi para protegernos o acabar con nosotros. Pueden cometer toda clase de fechorías sin consecuencias internacionales y a nadie le importa si caen en combate o desaparecen para nunca volver a ser vistos. No es de extrañar que estos grupos que se dice rondan lugares en conflico tengan tan mala reputación y prefieran ser llamados con otros nombres mas amigables y ambiguos como ‘asesores’ o ‘consultores independientes’. Sin embargo hay una cosa especialmente temible de los mercenarios y es que a nivel individual algunos pueden ser tan letales como el mas entrenado de los miembros de las fuerzas especiales. De hecho muchos de ellos lo fueron antes de dedicarse a vender sus servicios.

Como es ser empleado en ‘la industria’

Bueno, se han de estar preguntando que tiene que ver este escrito con la programación en ensamblador. La verdad es que hace poco estuve conversando con algunas personas en internet mientras al mismo tiempo se daba un importante acontecimiento en ‘la industria’. En total hablé con tres personal todas relacionadas de un modo u otro con la programación. En eso de alguna manera ‘me cayó el veinte’ como dicen los mexicanos y me di cuenta que al menos en latinoamérica está pasando algo muy curioso en los grupos (profesionales o independientes) dedicados al desarrollo de juegos: Parece no haber una correspondencia directa entre empleo y capacidades.

Vamos a empezar de manera suave para no insultar. He visto muchas conferencias de varios profesionales de ‘la industria’ que básicamente se resumen en dos partes, la primera mitad es su inspiradora historia de éxito (esta es mas o menos soportable con un par de tragos encima) y la segunda que es la de “Todos los game developers de este pais tercermundista son unos maletas menos nosotros”. La verdad es que por culpa de una de estas pláticas es que tomé la decisión de no ofrecer mis servicios a cierto grupo, no porque ellos fueran malos (solo digamos que no son los mejores) sino porque yo soy todo lo contrario a la imagen que ellos tienen de un buen trabajador: Estoy acostumbrado a trabajar solo o con grupos reducidos, me capacito por mi propia cuenta y me gusta tener acceso a información técnica que no siempre están dispuestos a mostrar a cualquiera.

Al ver que se mostraban tan exigentes a la hora de contratar personal lo primero que me pasó por mi mente retorcida es que los dos o tres empleados que tuvieran a su servicio debían de ser lo mejor de lo mejor. Así que me puse a investigar como se conformaba la plantilla laboral de estos grupos y noté unas cosas que vale la pena que les cuente:

 

Personalidades, ‘divas’ y staff

Conste que me estoy aguantando las ganas de ponerme a insultar concentrándome en cosas bonitas. De acuerdo, he notado que la composición de estos grupos es mas o menos igual en toda latinoamérica: Estos grupos normalmente tienen a un elemento que podría considerarse una Personalidad en ‘la industria’ que rara vez es el jefe. A veces es un programador con experiencia en el extranjero, otras un productor muy habil para cerrar contratos, un doctorado en computación con amplia experiencia en OpenGL gráficas, un lead artist (traducido por algunos como artista de plomo) que ha trabajado en el mundo multimedia o simplemente alguien que hace el suficiente ruido en internet como para que su nombre sea conocido fuera de su casa. Dependiendo del tamaño de la empresa puede haber una o dos personalidades pero nunca he visto una que tenga uno de estos en cada área, por una parte porque es dificil mantener muchas Personalidades juntas y acaban peleandose y llamandose “divas” una a otra, por otra cobran bastante caro. El resto es lo que en administración se llama personal de Staff y aunque algunos son razonablemente buenos en lo que hacen es raro que la gente sepa siquiera como se llaman. Y esta sección de staff es precisamente la que mas me desconcierta.

Por ahora voy a dejar que cada uno de ustedes saque sus conclusiones sobre las políticas de contratación de personal de dichas empresas pero lo que hay que ver con optimismo es que dada esta composición no resultaría demasiado dificil para un grupo independiente con acceso a internet formar un grupo tan capaz como la mas profesional de las empresas de ‘la industria’. Pues por analogía al mundo de las armas, estas empresas pueden ser el equivalente a paises y los trabajadores mas importantes su ejército. Y así como he visto que no todos los que trabajan en estos grupos tienen el nivel de las Personalidades, también he visto gente con ese mismo nivel que anda por ahí sin deberle cuentas a ninguna empresa.

La verdad es que no se si se trata de una injusticia por parte de los ‘profesionales de la industria’ o solo un simple descuido pero no me parece que sea lo mas inteligente menospreciar a tanto talento que en un momento dado los podría sacar de algún apuro. Tampoco me parece prudente que gente con tanta capacidad ande por ahí vagando sin deberle lealtades a nadie. Ahora me pregunto yo:

¿Qué pasaría si esta gente sin lealtades decidiara agruparse para vender proyectos de manera independiente?

Veamos un poco la parte de los negocios de hacer juegos. Originalmente las grandes empresas creaban sistemas y juegos. Ellos los hacían y vendían; entonces vieron que ellos solos no tenían capacidad de hacer los suficientes juegos para cubrir la demanda y decidieron subcontratar a otras empresas para que se encargaran de la parte de desarrollo a cambio de los derechos de publicar juegos para sus sistemas. Luego, como si se tratara de esas muñecas rusas estas empresas llamadas licenciatarias contrataron a su vez desarrolladores independientes para que a su vez se dedicaran a hacer los juegos y lo mas reciente que se ha visto es que esos sub-licenciatarios contratan servicios de outsourcing para que les hagan el arte, la programación y hasta los recursos humanos. Este modelo es muy bueno en cuanto a que permite que mucha gente de muchos niveles participe en ‘la industria’ pero tiene el inconveniente de que si cualquiera de estos niveles falla todos los demás quedan comprometidos.

Pero la peor parte de este modelo matrushka de desarrollo es sin duda el dinero. Cada nivel le dice al inmediato inferior que a él le tocan un porcentaje de las ganancias y le da un anticipo en efectivo para que se ponga a trabajar. Si su porcentaje de ganancias es superior a ese anticipo la diferencia entre este y el anticipo se le paga a la hora de vender el producto. Pero si ese porcentaje resulta ser inferior a ese anticipo entonces el subcontratado acaba con una deuda. Este detalle hace que muchas veces los juegos no salgan tan bien por miedo a quedarse sin presupuesto. Lo peor del asunto es que en el mejor de los casos las ganancias de los niveles inferiores rara vez justifican el esfuerzo invertido. Creo que voy a detallar este modelo en otra entrada porque esta ya me quedó muy grande.

Ahora viene un resumen de lo que viene: Al igual que los mercenarios, se dice que hay planes de un grupo de desarrollo latinoamericano que quiere ofrecer un nuevo modelo de negocios donde el publisher no tenga que correr el riesgo de que sus subcontratados les queden mal ni los desarrolladores intermedios hagan lo que normalmente hacen con las deadlines. Un modelo en el que solo hay proyectos terminados para ofrecer y que se puede acomodar a la realidad de los negocios tecnológicos de latinoamérica. Y la mejor parte: ¡Donde cualquiera que se considere capaz de hacer algo va a poder participar! Así que estén pendientes a las siguientes entradas de este blog sobre ensamblador.

Anuncios

octubre 8, 2010 - Posted by | Uncategorized | , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: